Saludo del Hermano Mayor
Historia. Hermanos Mayores
Escudo, Títulos y Fines
Cultos Instituidos
Labor Social
Corona y Paso
Otros enseres
Actividades diversas

Album de Fotos

Historia (Pág II)

A mitad del siglo XX, se instituye la procesión con S.D.M alrededor del templo en el último día de novena, y por vez primera se refleja en los libros de actas la falta de capacidad de la iglesia para albergar los fieles que asisten a los cultos, lo que hace necesario instalar bancos en las afueras del templo. En 1955 presidió la procesión el Arzobispo-Coadjutor Dtor. D. José María Bueno Monreal siendo nombrado Hermano Mayor Honorario Perpetuo. En 1956 la Hermandad cuenta con 328 varones y 254 mujeres, en total 582 hermanos.

Pero un grave problema se cierne nuevamente; en 1958, empezaron a caer sobre las bancas y suelo de la iglesia restos descompuestos del maderamen de la cubierta a consecuencia del ataque de la carcoma. En 1960 para sorpresa y contrariedad de la Hermandad, solo 18 años después de la última reconstrucción, se declaraba en ruina la cubierta del templo. El perito municipal Sr. Alvarez Selma redacta un ingenioso proyecto de obras; se trata básicamente de reforzar los antiquísimos muros de la iglesia inyectando hormigón en los cimientos y construyendo una cubierta del mismo material, que simulaba un artesonado antiguo con elementos ornamentales mudéjares característicos tales como la azulejería y los dibujos de lazos. La nueva techumbre seria incombustible y a prueba de siglos. El presupuesto ronda el millón de pesetas.

Novena Itinerante 1964

A comienzos de febrero de 1964 y coincidiendo con la festividad de la Candelaria, comienzan las obras que duraron 15 meses. Para movilizar a todo el pueblo nació el Boletín “Aguila” y la Novena de agosto, a propuesta del párroco de San Agustín D. José Luis Portillo Gonzalez, se celebró por primera vez en la historia de forma itinerante por las tres parroquias alcalareñas existentes en la fecha: Santiago, San Sebastián y San Agustín. El día 30 de mayo de 1965, a las 8 de la tarde la Virgen regresó nuevamente a su casa. La procesión multitudinaria y emotiva llenaba la cuesta de Santa María. Durante el recorrido hubo suelta de palomas y en la explanada gran ofrenda de flores; ofició los actos el Sr. Cardenal Excmo. Doctor D. José María Bueno Monreal. El templo había sido reconstruido por la fe de los alcalareños, la tercera intervención en algo más de cincuenta años.

En 1966 se acordó el traslado de la procesión de la Virgen a su día tradicional, el 15 de agosto festividad de la Asunción, en vez del domingo siguiente coincidente con la celebración de la Feria. Finalizaba así un periodo de algo más de cien años donde estuvo desplazada la procesión de su festividad. También se fijaron los días de novena entre el 6 y 14 de agosto.

Junta de Gobierno de 1968 Durante el último tercio del siglo XX, la Hermandad conoce una expansión sin precedentes. La institución se hace más dinámica y presente en los acontecimientos sociales de la ciudad. Los objetivos alcanzados en esta etapa serán múltiples, destaca la consolidación de la festividad de la Candelaria como una de las fiestas religiosas mas importantes de Alcalá; donde cada año concurren las madres con sus hijos recién nacidos para presentarlos a la Virgen. Se recupera la antigua capilla tardogótica de D. Diego Martinez de Coria, dedicándose a Sala capitular. Los Cultos de agosto se celebran a iglesia repleta, especialmente la Función Principal; la Virgen saldrá el 15 de agosto a la puesta del Sol, como era tradicional. El 28 de abril de 1971, en visita pastoral, el Cardenal Bueno Monreal escribe en el Libro de Oro de la Hermandad “el Santuario de la Virgen es centro de la piedad de los fieles alcalareños”.

Pasados los cultos del 71 se acomete la restauración de la torre que presentaba evidentes signos de deterioro y señales de antiguas intervenciones poco acertadas. El pequeño terremoto de 1970 le había desmentido el chapitel. Cuando se realizaron las primeras catas, se observó que debajo estaba la obra almohade y su terminación mudéjar; al retirar la cornisa y chapitel ruinosos apareció un casquete simiesférico de rosca de ladrillo, cubriendo el cuerpo de campanas. El desenfoscado de los muros puso de manifiesto el ladrillo limpio, almohadillado en la parte alta, y la dorada cantería alberiza a soga y tizón. Se remató la torre con merlones escalonados similares a las del ábside de la capilla mayor y ocho gárgolas en los puntos cardinales.

En diciembre de 1971, la Hermandad consigue una de sus metas más anheladas al restaurar el culto continuado en la iglesia. Se obtuvo la autorización necesaria para que todas las semanas se celebrase la Santa Misa en el altar de la Virgen. La iniciativa fue apoyada por el Párroco de Santiago D. Enrique Ramírez Paguillo y aprobada por el Ilmo. Sr. D. Andrés Galindo Campos -Vicario General- e hijo de Alcalá.

En 1972 la autoridad eclesiástica aprobó la reforma de las reglas, que había estudiado y propuesto el Cabildo de 25 de septiembre de 1971, será la cuarta modificación de estatutos en la historia de la Institución. La Institución cuenta aproximadamente de 500 hermanos y 500 hermanas.

A comienzos de 1977 la Junta de Gobierno acuerda enviar un escrito al Sr. Cardenal solicitándole autorización para que el Santísimo Sacramento, ocupe de forma permanente el Sagrario de la iglesia. En el documento, la Hermandad se hace eco de la petición de numerosos devotos que solicitan ese privilegio para una iglesia que es la más antigua y visitada de toda la ciudad, y expresa “.. la necesidad de cumplir aquella directriz del Sr. Cardenal, consignada en el Libro de Oro: -Que el Santuario sea un centro de espiritualidad- . No hay espiritualidad sin sacramentos, ni queremos un Sagrario vacío...”. El 14 de mayo se recibe la visita del Obispo Auxiliar de la diócesis de Sevilla D. Antonio Montero Moreno con un concreto carácter pastoral. En el transcurso del encuentro, donde departió sobre la importante función de las Hermandades en la Iglesia, comunicó a la Junta de Gobierno que la autoridad eclesiástica había accedido a la petición y otorgaba el privilegio de la permanencia del Santísimo Sacramento en el Sagrario. Una noticia acogida con júbilo pues suponía otro importante logro en la total normalización del culto en la iglesia de Santa María del Aguila.

En junio de 1983 fue recibido en visita pastoral el nuevo Arzobispo Fray Carlos Amigo Vallejo, siendo esperado a las puertas por la Junta de Gobierno. Tras orar brevemente ante la Imagen de la Stma. Virgen, el Sr. Arzobispo dirigió la palabra a los asistentes. Le fue explicado el templo, el alcance de la devoción a la Patrona, y visitó la Sala Capitular donde admiró el manto de Nuestra Señora, obra de Esperanza Elena Caro, y los detalles de su paso, firmando por último en el libro de Oro.

La Junta de Gobierno a propuesta del Hermano Mayor, acordó en 1987 celebrar la Función Principal de Instituto en la explanada anexa a la puerta ojival, ante la absoluta insuficiencia del templo; desde entonces se ha venido celebrando en este espacio de forma ininterrumpida.

En 1991 se llevó a cabo una nueva reforma de las Reglas, la quinta en la historia de la Hermandad, justificada por la reciente aprobación del Código de Derecho Canónico y disposiciones eclesiásticas derivadas. Además se conmemoró el primer centenario de la Hermandad bajo el lema “un siglo sirviendo”. El acto central fue la realización de una Novena Itinerante, segunda en la historia. Los Cultos de agosto ciertamente marcaron un hito en la historia de la devoción a la Virgen, pues congregaron la mayor manifestación de personas jamás conocida hasta entonces en Alcalá. La Novena itinerante por las cinco Parroquias y Capillas alcalareñas del Carmen, Clarisas y Santo Entierro, unió al pueblo en torno a su Señora del Águila viviendo jornadas memorables. La Virgen fue llevada a esa nueva Alcalá desperdigada en grandes barriadas de reciente construcción. Pese al temor por la falta de identidad y personalidad de los nuevos barrios, la Virgen fue el aglutinante. Esa nueva Alcalá recibió masivamente a su Patrona, demostrándose que ni los antiguos alcalareños trasladados a nuevas viviendas la habían olvidado, ni los nuevos la desconocían. Fue de tal magnitud la experiencia que provocó profundas reflexiones en la comunidad local; expertos en religiosidad popular quedaron asombrados por el fenómeno, sorprendió la capacidad convocadora de la Virgen y comenzó por vez primera a plantearse la Coronación, constatándose un incremento de la devoción a la Patrona, que se haría progresivo en años posteriores.

En noviembre de 1992 se retira el altar de San Mateo de la cabecera de la nave de la epístola y quedan al descubierto restos de una pintura del siglo XV, donde se distinguen dos figuras de San Mateo y Santiago. El altar del siglo XVIII procedente del convento de las Concepcionistas de Carmona, es sometido a un detallado proceso de restauración y tratamiento antixilófagico, siendo reubicado en la cabecera de la nave del Evangelio, su lugar histórico. La pintura quedará a expensas de un proyecto de restauración que en razón a su complejidad y alto coste, deberá asumir la Administración Pública. Llegó a presentarse una pregunta en el Parlamento de Andalucía, fraguándose una campaña de prensa para concienciar a la opinión ciudadana de la urgente necesidad de su rehabilitación.

En febrero de 1993 se localiza en la Biblioteca Nacional de Madrid el original de una Novena a la Virgen del Aguila impresa en 1791; se observa con admiración como coincide la totalidad de su texto con la editada por la Hermandad en 1928 y aún utilizada en los cultos actuales, durante más de doscientos años el pueblo ha mantenido intacto el texto de las oraciones para cada uno de los días de la novena. El 19 de diciembre de 1993 se celebra en la iglesia una Eucaristía en acción de gracias por la Constitución Oficial de la Fundación Alcalareña “Ntra. Sra. del Aguila”. Como primer acto oficial en los días de Navidad de este año 93, se inaugura con gran asistencia el antiguo “Depósito de Aguas”, cedido por el Ayuntamiento a la Hermandad en precario. Se acondicionara para sala de exposiciones y almacén de enseres.

En la Biblioteca Nacional de Madrid, referencia V.E. 217-3, se localiza una antigua obra del ilustre escritor alcalareño D. Cristóbal de Monroy y Silva, publicada en 1635, bajo el título “Encomio y Defensa de la Iglesia Mayor de Santa María del Aguila de la Villa de Alcalá de Guadaíra”; un manifiesto donde el autor muestra su apasionado rechazo a la decisión de la autoridad eclesiástica de quitar el dominio de la jurisdicción al templo de Santa María, como “Iglesia Mayor”, en favor de la de Santiago, y además defiende la tesis de que su nombre histórico siempre fue “Santa María del Aguila”, y no “Santa María del Castillo”.

En el año 1994 fue editado el libro "Retablos de Nuestra Señora del Águila en Alcalá de Guaraíra". Un minucioso estudio sobre los retablos cerámicos dedicados a la Virgen, obra de Don José Maria Marquez Catalán.

El 12 de octubre de este año 94, editado por la Hermandad fue presentado el libro “La Virgen del Águila”, obra del entonces Hermano Mayor D. Vicente Romero Muñoz, que cumplía así el expreso encargo que le hiciera la Junta de gobierno años atrás. En 1995 se produjo la agradable noticia de la publicación en el Boletín Oficial de la Junta del concurso de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía convocando la restauración de la pintura mural. La oferta se concreta en seis millones de pesetas y se adjudica por la Administración Pública al especialista D. Juan Aguilar Gutierrez, que empezará a montar andamios en el mes de diciembre finalizando seis meses después; una magnifica y extraordinaria intervención que se desarrolló en tres fases: Consolidación preventiva de los estratos originales que se encontraban en peligro inminente de desprendimiento; Consolidación y limpieza de los estratos pictóricos; y por último emplastecido general de las faltas y retoque pictórico.

Junta de Gobierno 1996 El Cabildo General ordinario celebrado el 21 de septiembre de 1996, acordó por unanimidad solicitar a la Autoridad Eclesiástica la Coronación Canónica de la Stma. Virgen del Águila, autorizando a la Junta de Gobierno para que pusiese en marcha los trámites necesarios para la iniciación del expediente canónico. El sábado 21 de diciembre se celebró en la iglesia el acto oficial de “Publicación de solicitud a la Autoridad Eclesiástica de Coronación Canónica de la Virgen del Águila”. Consistió en la lectura de una parte del contenido de la petición, compuesta por más de treinta folios y quince anexos, seguidamente el sacerdote alcalareño D. Manuel del Trigo Campos hizo una reflexión sobre el significado de la Coronación; y por último el Sr. Alcalde D. Antonio Gutierrez expresó el apoyo de la Corporación Municipal a la iniciativa.

Desde 1997, la Hermandad centra todos sus esfuerzos en los actos preparatorios para la Coronación. Se elabora un proyecto de actuaciones destinado a mantener de forma permanente la inquietud e ilusión de todo el pueblo por el magno acontecimiento y se pone en marcha un trabajo de recogidas de firmas. El martes 21 de enero, quedó presentado en la Secretaria de la Vicaria General del Palacio Arzobispal Hispalense, el escrito oficial solicitando la Coronación Canónica de la Virgen del Aguila. La petición se acompañó de una extensa memoria explicativa, además de 21 tomos donde estaban encuadernadas mas de ocho mil firmas adhiriéndose a la solicitud.

El 13 de enero de 1999, S.M. Don Juan Carlos I, Rey de España, accediendo a la petición que se le había realizado, aceptó el nombramiento de Hermano Mayor Honorario de la Hermandad. Desde entonces esta Institución ostenta el título de Real.

El domingo día 31 de enero de 1999, fue sin duda, una fecha histórica para toda Alcalá. Su Excelencia Reverendísima Fray Carlos Amigo Vallejo, Arzobispo de Sevilla, proclamó en la iglesia de Santa María del Aguila, la aprobación del expediente de Coronación Canónica de Nuestra Patrona, y como monumento perpetuo a tan grandioso acontecimiento, la edificación de una nueva Parroquia en la zona del campo de las Beatas con el titulo de Nuestra Señora del Aguila Coronada. Estas fueron sus palabras: “Como águila Señor, tu paseas por nuestro campamento y nos tomas en tus alas y nos llevas hacia ti; como águila Señor, extiendes tus alas sobre nosotros y nos cobijas y proteges; así habla la escritura y este título bendito con el que honramos a la Patrona de Alcalá de Guadaíra. Así pues, para honra de Dios y de la Santísima Virgen María, el día tres de Junio del año dos mil, si Dios quiere, Coronaremos con rito solemne la Imagen Bendita de Nuestra Señora del Aguila Patrona de Alcalá”.

A efectos de conseguir la mayor movilización posible, en el mes de agosto se celebró por tercera vez en la historia una Novena Itinerante, con un recorrido similar a la de 1991; la respuesta de los fieles fue aún mayor. La devoción a la Virgen del Águila estaba alcanzando las más altas cotas conocidas.

En enero de 2000 comenzó a desarrollarse la completa programación de actos preparatorios a la Coronación. Se editó lujosa guía y cartel, convocando cerca de cien actos de diverso contenido dirigidos a toda Alcalá.

En sesión extraordinaria del Pleno del Ayuntamiento celebrado el viernes día 10 de febrero se acordó con el voto favorable de los dieciocho concejales asistentes la concesión a la Stma. Virgen del Águila de la Medalla de Oro de la Ciudad. La imposición se efectuó solemnemente el domingo día 13 de febrero en la iglesia de Santa María del Águila, asistió la Corporación Municipal en pleno, y demás representaciones de autoridades civiles y religiosas.

Uno de los actos preparatorios que más repercusión tuvo fue la Semana de Evangelización Interparroquial, dirigida por el Equipo Claretiano de Evangelización Misionera, que culminó con una extraordinaria celebración de clausura celebrada el sábado 13 de mayo a las 8.30 de la tarde en la explanada anexa a la puerta ojival. La Eucaristía fue concelebrada por todos los párrocos de la Ciudad.

El 3 de junio de el año 2000, es sin duda una de las fechas más gloriosas en la devoción mariana alcalareña hacia su Patrona. En la explanada del Castillo, el Señor Arzobispo de Sevilla Fray Carlos Amigo Vallejo, coronó canónicamente a la Stma. Virgen del Águila ante más de ocho mil personas, en la Eucaristía más impresionante celebrada en la historia de Alcalá. El Ilmo. Sr. Vicario General D. Antonio Dominguez Valverde, dio lectura al Decreto de Coronación que tenía fecha de 30 de mayo de 2000.

Seguidamente la Stma. Virgen inició una procesión por las calles de Alcalá, bajando en primer lugar al Ayuntamiento donde fue recibida por la Corporación Municipal. El Sr. Alcalde D. Antonio Gutiérrez Limones subió al paso y colocó en las manos de la Virgen el bastón de mando, cumpliendo así el acuerdo plenario de fecha 31 de mayo de 2000, de nombrarla Alcaldesa Honoraria Perpetua de la Ciudad. Poco después, el Hermano Mayor D. Vicente Romero Muñoz inauguró el monumento conmemorativo en la Plazuela realizado por el escultor D. Sebastián Santos Calero según proyecto de la Hermandad y sufragado por suscripción popular. Durante toda la noche estuvo la Virgen masivamente acompañada en su recorrido por más de treinta calles. El regreso al templo se realizó por el castillo, entrando la Virgen cerca de las doce de la mañana. Había finalizado la mayor procesión que jamás conoció Alcalá. Desde la salida a las siete de la tarde del día anterior para ser Coronada, fueron casi diecisiete horas. Veinte capataces. Seiscientos ochenta y tres costaleros. La Banda de Música, Asociación Ntra. Sra. del Águila en un esfuerzo sin precedentes interpretó ciento ochenta y ocho marchas. La Hermandad veía culminada a la perfección uno de los hitos más importantes en la historia de la devoción a la Stma. Virgen.

En cabildo extraordinario de fecha 18 de marzo de 2001 se acordó proponer a la Autoridad Eclesiástica la sexta reforma de la Reglas, por un triple motivo; en primer lugar adecuarlas a las Normas Diocesanas sobre Hermandades y Cofradías decretadas en 1998; en segundo, para incluir un proemio de carácter histórico, de la devoción a la Patrona, iglesia de Santa María y Hermandad, que además refiera los magnos acontecimientos vividos en el año 2000 que culminaron con la Coronación, y finalmente adaptar el proceso de elecciones.

La Hermandad inicia ilusionada el Tercer Milenio del Cristianismo. La Coronación debe ser fecunda. Ha sido demostración incontestable de la profunda identidad que durante más de siete siglos el pueblo alcalareño ha tenido siempre con su Señora. Esta es la devoción mariana de Alcalá de Guadaíra. Una Virgen titulada del “Aguila”, que evoca maravillosamente las cimas de su deseo y ansias de elevación.

... Pág. Anterior








   VirgenDelAguila.com
 Diseñado por JDsoft
     www.infdj.com